Skip to content

Sector militante dirigirá al magisterio de Chicago

julio 5, 2010

Es con gran alegría que publicamos la noticia de la victoria de CORE en Chicago.  CORE es un caucus militante y combativo formado en el 2008, que mantiene muy buenas relaciones con el grupo CODEMI y la Federación de Maestros.

¡Felicidades, compañeros y compañeras!


State of the CTU Address-Chicago Teachers Union President Karen Lewis from Kenzo Shibata on Vimeo.

Paul Abowd
Traducido por José A. Laguarta Ramírez

El artículo original fue publicado en inglés en Labor Notes.

A sólo días de que el Caucus de Educadores Militantes (Caucus of Rank and File Educators; CORE) ganara la elección del 11 de junio para dirigir así la Unión de Maestr@s de Chicago (Chicago Teachers’ Union), ya estaban frente a la Junta de Educación de la ciudad en un piquete de emergencia conta los planes del distrito de aumentar el tamaño de las clases a 35 y cesantear a miles de maestros y maestras.

El CEO de las Escuelas, Ron Huberman, verá mucho mas de este vivaz caucus que barrió al incumbente Caucus Progresista Unido (United Progressive Caucus; UPC). tomando así control de la tercera local de la American Federation of Teachers (AFT) en todos los Estados Unidos.

La plancha encabezada por Karen Lewis consiguió el 60 por ciento del voto, destronando así a la UPC de la incumbente Marilyn Stewart, que ha controlado la Local 1 [de la AFT] por los últimos 40 años. Al preguntarle la estación pública radial de Chicago cómo la estrategia del caucus cambiaría ahora que CORE administrará la local de más de 30,000 unionados y unionadas, Lewis dijo que la estrategia cambiaría poco: “Seguiremos movilizando.”

Batalla de toda la comunidad

CORE ha enfatizado que luchar a favor de los y las maestras es inseparable de la batalla comunitaria contra la educación corporativa. El “plan de negocios” de la ciudad para las escuelas ha saqueado al distrito y culpado a los y las educadoras a cada paso del camino.

CORE toma las riendas en medio de otra ronda de “presupuesto de crisis”. La ciudad está llamando a los y las maestras a reabrir su convenio [a negociación] y decidir entre su aumento anual de 4 porciento o cesantías masivas. Pero CORE dice que no creen en la contabilidad de la ciudad y que no abrirán el convenio. Han llamado al distrito a abrir sus libros, y lo llevaron al tribunal por rehusarse a compartir documentos públicos sobre sus finanzas.

Antes de la decisiva votación de segunda vuelta, miles de miembros de la Local 1 marcharon juntos y juntas, enfocadas en detener el plan de austeridad para las escuelas y servicios públicos de la ciudad. La marcha, iniciada por CORE y apoyada por los líderes incumbentes, congregó al menos 5,000 personas en una demostración de unidad en el centro de la ciudad. A pesar de un bloqueo mediático casi total, los manifestantes lograron cerrar una de las vías principales, consiguiendo llamar la atención del Alcalde Daley según su limusina se arrastraba por el gentío.

Una coalición de grupos comunitarios se ha movilizado junto a CORE desde que el caucus se formó en el 2008. No habiendo podido negociar en torno al tamaño de las clases desde que Daley tomó control de las escuelas en 1995, los y las maestras están volviéndose hacia la comunidad para construir presión contra la propuesta de Huberman de hacinar a más estudiantes en cada salón.

Los choferes de autobús de la ciudad, que anteriormente sufrieron cesantías y recortes de servicio a manos de Huberman, jefe de tránsito convertido en administrador de escuelas, llevaron pancartas a la marcha del 25 de mayo que leían: “Los salones no son guaguas”.

El Movimiento de Educación de Base (Grassroots Education Movement; GEM), un esfuerzo de la comunidad junto con los y las maestras, ha sido instrumental en oponerse – y ocasionalmente en lograr revertir – el empuje hacia la privatización por parte de la ciudad de hace décadas, iniciado por el ahora Secretario de Educación [federal] Arne Duncan cuando era jefe de las escuelas de Chicago. GEM ha contrarrestado el plan de cerrar docenas de escuelas públicas para reemplazarlas con escuelas “charter” no sindicalizadas, plan que ha alcanzado muy pocas de sus promesas de “mejorar el desempeño [académico]”, según un reciente informe de la Universidad de Illinois, Recinto de Chicago.

Por el contrario, el plan escolar ha dejado fuera a los y las estudiantes de educación especial y de inglés [cómo segundo idioma], a la vez que desplaza a los estudiantes de sus escuelas vecinales.

Demasiado poco, demasiado tarde

Stewart empujó con fuerza para recuperar el apoyo de la matrícula, haciendo campaña en torno a su experiencia, y alegando que Huberman y la junta “iban a los novatos” contra su equipo. Argumentó que ella era quien podía proteger mejor el convenio de cinco años del sidicato, ahora en su tercer año,el cuál logró aumentos en tiempos difíciles y atrasó el alza en las primas del seguro médico.

La UPC también radicó una demanda en la semana misma de la elección, la cual alcanzó titulares de primera página, argumentando que la propuesta de Huberman de aumentar el tamaño de las clases violentaría las ordenanzas de protección de incendios de la ciudad.

Pero fue demasiado poco, demasiado tarde: la local había llegado a ser sinónimo de la expansión de las escuelas “charter” y de la década en que esta perdió 6,000 miembros [por vía de las cesantías]. Hasta el último momento, el caucus de Stewart promovió un mensaje de “ir a la segura”. “Uno no hace cambios radicales en tiempos difíciles,” dijo Stewart a la prensa local.

Mientras, el “renacimiento” de Chicago, ensalzado como modelo nacional para arreglar a las escuelas fracasadas, está siendo reexaminado justo cuando CORE prepara a la matrícula para resistir la agenda educativa pro-corporativa de Obama en el propio lugar donde esta nació. El plan federal “Carrera hacia la Cima” (“Race to the Top”) de Duncan, que está repartiendo $4 mil millones a estados que implementen grandes cambios para promover las “charter” y erosionar el poder de los sindicatos, ha puesto a la AFT, a la National Education Association y a sus respectivas locales en jaque, retándolas a oponerse a recibir fondos federales desesperadamente necesitados y verse apabullados por defender al fracasado status quo.

Otros intentos recientes de reforma

En la elección de segunda vuelta, el caucus de Maestros Proactivos de Chicago (ProActive Chicago Teachers; PACT), dirigido por la antigua presidenta Debbie Lynch, dio su apoyo a CORE, haciendo referencia al compromiso del caucus de proteger las pensiones y luchar contra el cierre de escuelas. Lynch había llevado al poder a una plancha reformista en el 2001, poniendo fin a décadas de dominio de la UPC – para terminar perdiendo contra la “nueva UPC” de Stewart en el 2004 en una votación muy cerrada y plagada de alegatos de fraude.

Pero el coraje que prevalecía en torno al convenio negociado por Lynch en el 2003 hizo daño a las posibilidades de PACT esta vez. Aunque el acuerdo devolvió a los y las maestras substitutas a tiempo completo la posibilidad de optar por puestos de carrera, también incluyó una cláusula que permitía al distrito despedir a miles de maestros y maestras en probatoria – lo cuál hizo rápidamente. “Conseguimos algunos derechos, pero a la misma vez todo se hizo más incierto para los y las maestras,” dijo Norine Gutekanst, una militante de CORE que estuvo activa en la campaña del 2001 de PACT.

Aun así, PACT alzó su voz por el cambio junto a la de CORE, atacando el intento de la UPC de aplastar a los caucuses de oposición. PACT radicó y ganó una demanda de libertad de expresión en marzo luego de que la UPC y el distrito intentaran prohibir las campañas sindicales en las escuelas.

Stewart evadió un debate con Lewis y planteó su posición por Internet, despachando la larga lista de promesas de los opositores como “castillos en el aire”. ¿Moratoria contra los cierres de escuelas? ¿Contratar más consejeros y consejeras, mientras Huberman amenaza con cesantías? ¿Reducir el tamaño de las clases? ¿Enfermedad familiar pagada y pensionable? ¿Detener la privatización de las escuelas? No era una plataforma para salvar la educación pública, argüían los incumbentes, sino una serie de “promesas irreales” hechas por una competencia ingenua.

Y mientras que el mensaje de “No Se Puede” de la UPC correctamente advertía sobre el poder de Daley y Huberman para obstaculizar, Lewis y compañía creen que la fuerza real del sindicato aún no ha sido desatada. En su discurso de victoria, Lewis señaló la disposición del nuevo liderato de unirse a un movimiento por la igualdad de acceso a la educación pública de excelencia – lo que llamó “la más importante lucha por los derechos civiles en nuestra generación.”

Anuncios
One Comment leave one →
  1. julio 5, 2010 2:46 pm

    Felicidades a CORE. Hay que redoblar la lucha contra la ofensiva privatizadora neoliberal que busca disminuir derechos adquiridos y bajar el nivel de lucha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: