Skip to content

Entrevista a Manuel Cabieses, ex-dirigente del MIR chileno (PARTE I)

agosto 5, 2010

El Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) jugó un papel muy importante en la radicalización de las luchas que se desarrollaron en Chile desde finales de los 1960 hasta el derrocamiento militar de Salvador Allende.  Por el valor histórico de esa experiencia para los y las revolucionarias en todo el mundo, reproducimos aquí una entrevista en tres partes con el ex-dirigente del MIR y hoy director de la Revista Punto Final, Manuel Cabieses, originalmente publicada en Revolución o Muerte.

Parte II y Parte III.

NACIMIENTO DEL MOVIMIENTO DE IZQUIERDA REVOLUCIONARIO CHILENO MIR

El MIR nació en agosto del año 1965 y se desarrolló en ese periodo que va a culminar con el golpe de Estado de 1973, donde había alcanzado su máximo desarrollo. Luego viene todo un proceso de acoso, de resistir una política de aniquilamiento que la dictadura militar enfocó a los grupos y partidos de izquierda en Chile, fundamentalmente el MIR, por su ideología, por su concepción de la lucha.

Luego viene la lucha contra la dictadura que es la etapa heroica, de alguna manera, en la historia del MIR y, finalmente, debido a una serie de complejos problemas alrededor del año 1985, se produce una explosión, una división, una atomización del MIR, que ha llevado a la actual realidad del MIR, hay varios grupos que reclaman el nombre del MIR, pero ya el MIR histórico del que estamos hablando, ese ya no existe.

De nuevo en Chile estamos frente a la situación que se plantean los revolucionarios en todas partes del mundo, quienes se planteen hacer una Revolución, deben construir un instrumento de lucha que corresponda al tiempo de hoy y que recogerá -yo espero- mucho de lo que fue la herencia del MIR.

El MIR se origina en una fusión de grupos, en el año 1965 andaban cada uno por su cuenta, habían ingredientes de corriente trotskista, corriente anarquista, de ex militantes comunistas, socialistas, había una distorsión grande de grupos como ocurre hoy en Chile nuevamente.

En ese momento la Secretaria General de ese naciente movimiento que aspira ser un partido, la ocupa un médico de origen trotskista: Enrique Sepúlveda, que murió en el exilio en París ya hace muchos años, pero era una de las figuras de la corriente trotskista en Chile. Participa también en la fundación del MIR, Don Clotario Blest Presidente de la Central Única de Trabajadores de Chile, un hombre de formación de origen cristiano, con una cierta influencia ideológica del anarquismo, con algunos ingredientes de dirigentes obreros, dirigentes de los trabajadores municipales de Santiago.

MIGUEL ENRIQUEZ

En esa época existía en Concepción un grupo político de jóvenes de una misma generación, varios de ellos procedían de la Escuela de Medicina de la Universidad de Concepción, que es una ciudad del centro sur de Chile, entre ellos Miguel Enríquez , ese grupo se llamaba Granma, y algunos de ellos, como en el caso de Miguel, tenían también militancia en la juventud del Partido Socialista.

Miguel Enríquez y su hermano Edgardo Enríquez que también fue dirigente del MIR y luego lo secuestraron en Argentina, lo asesinaron, eran hijos del Rector de la Universidad de Concepción, un médico muy destacado que posteriormente fue Ministro de Educación del Presidente Salvador Allende. La familia Enríquez, de la cual Don Edgardo Enríquez era la figura más destacada, era una familia de la pequeña burguesía acomodada, de muy buena formación profesional. Algunos de los hermanos del padre de Miguel Enríquez, eran dirigentes políticos: una tía había sido diputada, un tío senador, pertenecían al partido radical que era y es todavía, existe pero muy disminuido, un partido de centroizquierda de pequeña burguesía laica, que se caracterizó en la historia de Chile por la lucha contra la iglesia.

Miguel Enríquez corresponde a una generación de jóvenes de la clase media ilustrada, en cuya casa se hablaba de política corrientemente, se hablaba de otros temas, se leía mucho. El padre de Miguel Enríquez a quien yo conocí, tenía en su casa una biblioteca formidable, él era también aparte de Rector en la Universidad , Director del Hospital Naval de una base de la armada de Chile, justo al lado de Concepción.

Miguel Enríquez era el revolucionario con más potencialidades, un dirigente que cuando muere, la Revolución Cubana le dedica un gran homenaje, un acto público donde habló Armando Hart que era miembro del buró político del Partido Comunista de Cuba en aquel momento y, definió a Miguel Enríquez como un Capitán de Revolución , lo cual, en el lenguaje, en la terminología cubana de aquella época era un gran honor, era reconocer a alguien cercano a la imagen del Comandante, alguien que se insinuaba como un Capitán de Revolución.

Miguel Enríquez y Edgardo, dirigente del MIR que se graduó de ingeniero, conformaron un grupo de estudio inicialmente que funcionaba en la misma casa de la familia Enríquez, aprovechaban la biblioteca del viejo, aprovecharon todas las facilidades que tenían. Allí se fue formando un grupo político, algunos de los cuales como ya he dicho, ingresaron a la juventud del Partido Socialista, del cual Salvador Allende fue uno de sus más destacados militantes, y otros fueron constituyéndose en otro grupo llamado Granma cuyo nombre venía del yate Granma.

Era una época de mucha influencia de la Revolución Cubana en América Latina en general, pero en el caso de Chile es muy particular porque gracias a la influencia Cubana nacen muchas iniciativas, por ejemplo, el MIR, la revista Punto Final que yo dirijo. Yo nací, por decirlo de alguna manera, inspirado, influido, como miles de personas en América Latina, por la Revolución Cubana.

En el año 1965 con Miguel Enríquez , que era un muchachito, un médico recién graduado, un estudiante brillante, se constituye el MIR, y al poco andar se plantea lo que suele ocurrir en estos casos, pues empieza una suerte de lucha ideológica y política entre los más viejos en cuanto a concepciones ideológicas, aunque todos eran revolucionarios, todos querían la Revolución y todos planteaban que había que hacer la Revolución en Chile, todos hacían una crítica muy dura a la democracia burguesa.

Sin embargo, algunos se quedaban en el discurso, era un eterno repetir consignas y no llevar a la práctica lo que se sostenía de que en Chile se iban cerrando los caminos de la lucha pacífica, de la lucha no armada. Y otros plateaban, como en el caso de Miguel, que había que preparar un partido con una concepción político-militar, ubicando esa perspectiva en un proceso insurreccional. O sea, apoyaba las masas, fundamentalmente los trabajadores, la juventud, en lo que el MIR llamó los pobres del campo y de la ciudad, que fue una de las aportaciones teóricas, ideológicas más importantes en Chile, que hizo el MIR, fue entender que habían enormes sectores de la sociedad chilena excluidos, de los que son las clases propiamente, con compartimentos claramente definidos. Estamos hablando de los sectores excluidos, como ya se llaman hoy, los marginales, y eso se da tanto en el campo como en la ciudad.

La corriente dentro del MIR que fundamentalmente estaba centrada en las universidades, en los jóvenes, y que luego se va a desarrollar en muchísimos otros campos, se planteaba la necesidad de construir un instrumento político-militar que pudiera conducir una lucha por el poder. Se concebía esencialmente insurreccional, dadas las características de Chile de gran concentración urbana. Nunca el MIR compartió la especie llamada foquista, porque en Chile no habían condiciones o habían mínimas condiciones. Luego se intentó hacer una experiencia que fracasó muchos años después de la dictadura, pero no existían ni las condiciones geográficas, ni sociales, ni culturales.

Miguel encabeza el MIR, tenía un gran ascendiente en la universidad, era un buen agitador que había ido ganando prestigio sobretodo en la juventud, él no era un gran orador en el sentido conceptual, era un buen agitador pero que manejaba ideas y conquistaba al auditórium por la franqueza con que expresaba sus ideas.

Estamos hablando de un país como Chile, donde en aquella época la gente que actúa en política, en general -claro hay excepciones- se caracteriza por la ambigüedad del lenguaje, las cosas se sugieren, se medio dicen pero no se dicen completas, son de una ambigüedad exquisita, nadie sabe qué piensan y se permiten hacer cualquier tipo de alianza sin comprometer ningún principio, ese es uno de los fenómenos que ha alejado a la gente de la política.

Miguel rompía ese esquema porque hace una política de principios y se dispuso llevar a la práctica esa política y, junto con el trabajo de masas que llevó al MIR a crecer, pasó del plan universitario y también de los estudiantes de secundaria, donde ya había establecido bases de cierta consistencia, pasó a construir con esta idea de los pobres del campo y pobres de la ciudad, lo que fue llamando Frente de Trabajadores, Frente de Pobladores Revolucionarios, de Estudiantes, de Campesinos Revolucionarios, que alcanzó un desarrollo muy notable, porque el MIR inició las primeras ocupaciones de tierras, fundos, las fincas, el trabajo con los Mapuches (en Chile tenemos una minoría nada despreciable de un millón y medio de indígenas Mapuches, casi el 10% de la población chilena). Atrajo con un gran trabajo la participación de artistas de teatro, de cine e intelectuales, escritores, gente de televisión.

También fue muy considerable la participación del MIR en el sector religioso con sacerdotes y monjas que fueron militantes, algunos más prominentes que otros, por mencionar uno, un sacerdote muy destacado Rafael Maroto, miembro del Comité Central del MIR.

Asimismo, un trabajo muy importante, históricamente no numéricamente, fue la primera experiencia en las fuerzas armadas. El MIR tenía su estrategia y consideraba que había que trabajar con las fuerzas armadas, en el sentido de penetrar allí, de tener cuadros oficiales, suboficiales, soldados, que compartieran la idea revolucionaria, previendo que iba a llegar el momento de choque donde se iba a requerir que del lado del pueblo hubiera destacamentos militares.

Tuvo un desarrollo importante sobre todo en el ejército, en la marina, en la aviación y en la fuerza de carabineros, un cuerpo de policía militarizado. Todo esto era muy novedoso en Chile, a ningún partido se le había ocurrido hacer un trabajo político en las fuerzas armadas, todos lo hacían con el fin de tener amigos oficiales, conexiones con la fuerzas armadas, pero hacer un trabajo con perspectiva de que estos elementos de las fuerzas armadas participaran en la lucha revolucionaria con el pueblo, era algo que no se concebía en aquella época.

El MIR rompe con los esquemas tradicionales de los partidos políticos en Chile y va tomando, se va perfilando claramente por su manera de actuar, por su concepción, como un partido diferente. Cuando Miguel asume la Secretaría General , cuando vence en esa lucha ideológica, comienza el MIR a segmentar un sector que adquiere una cierta formación “militar”, de cosas muy elementales de lo militar.

El MIR, ya termina de romper el esquema clásico chileno cuando inicia las expropiaciones bancarias . El MIR se da cuenta que para hacer política había que tener dinero y que ninguno de los manuales, ni Lenin, ni nadie, escribió algo de cómo se resuelve el problema del financiamiento de una organización revolucionaria. No estaba plantado cómo solicitar la ayuda a otro país, había que valerse de la propia fuerza. De manera que comienza así las llamadas expropiaciones bancarias, que le dan una dimensión al MIR a través de la prensa, con una espectacularidad bordeando la aventura.

Además en ese Chile de aquellos años que les estoy hablando, que un grupo político se lanzara en ese tipo de acciones y con la que participaban directamente sus dirigentes, eran operaciones novedosas. Por ejemplo, un gran dirigente que tuvo el MIR, Luciano Cruz, fue uno de los dirigentes del MIR que más participó en esas acciones para recaudar dinero y se disfrazaba de distintas maneras, de carabinero, de guardia de esto, de lo otro.

LA PRIMERA CLANDESTINIDAD

Ahí viene una primera etapa de clandestinidad del MIR que se origina concretamente en el secuestro de un periodista muy reaccionario de Chile, que lo secuestraron por horas y lo dejaron desnudo en la plaza del pueblo como castigo, porque era un periodista vagabundo que agredía e insultaba a las organizaciones sociales. Luego vinieron las expropiaciones bancarias y se desata lo que se ha llamado la primera clandestinidad del MIR , que era un chiste comparado con lo que fue la clandestinidad posterior a la dictadura militar, era una clandestinidad bastante liviana, los dirigentes estaban escondidos, cambiaban de aspecto, esto era nada comparado con lo que vino después.

Miguel Enríquez asume la Secretaria General del MIR en el año 1967 y viene el golpe militar en 1973, son cinco o seis años de cierta paz, de tranquilidad para construir un partido, en el campo, en la ciudad, intelectuales, estudiantes, fuerzas armadas, etc., de manera que era un período tranquilo.

El MIR fue un proyecto político revolucionario que no alcanza a cuajar, a sedimentarse, a desarrollarse plenamente. Cuando viene el golpe militar, el MIR estaba preparando un congreso, que se había venido postergando por distintos motivos y que correspondía hacerlo, vino el golpe y ya no se hizo más.

El MIR era muy escribidor, empezando por Miguel, se producía mucha ideología, mucha teoría, el MIR tenía un periódico que se llamaba El Rebelde , alcanzó a tener una radio que se llamaba Radio Nacional , y había iniciado la compra de otras radios, comprendiendo que la radio era un gran instrumento de comunicación en Chile.

Cuando viene el golpe, la militancia del MIR, estaba discutiendo los documentos que había entregado la dirección sobre todo tipo de temas, economía, internacional, política, América Latina, en fin, propuestas, programas, todo lo que debe tener un partido revolucionario, pero ese proceso se interrumpe violentamente por el golpe militar.

El MIR a pesar de que tenía trabajo en las fuerzas armadas, sabía que venía el golpe pero no sabía cuándo y nadie lo sabía. El golpe nos agarró a todos fuera de base, fue una sorpresa de verdad, estábamos preparados mentalmente de que la cosa venía, pero cuando la cosa se produjo, fue muy sorpresiva.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: