Skip to content

Entrevista a Manuel Cabieses, ex-dirigente del MIR chileno (PARTE III)

agosto 5, 2010

Tomado de Revolución o Muerte.

Parte I y Parte II.

EL MIR DESPUÉS DEL GOLPE MILITAR EN CHILE

La filosofía del golpe fue el escarmiento, y eso va a persistir a través del terrorismo de Estado que exterminó físicamente a dirigentes del MIR, del Partido Comunista, del Partido Socialista, fue una política de liquidación física de los dirigentes, de los militantes, para atemorizar, para que el pueblo no ose a cuestionar que los que siempre han tenido el poder lo sigan teniendo, ellos decían: vamos a hacer entender a estos audaces, a estos muertos de hambre, que eso no se puede hacer en este país.

Esa visión, esa política de las clases dominantes, del imperio, es lo que se sigue aplicando en América Latina hoy, hasta ahora no lo han logrado pero esto no impide que estemos en víspera de acontecimientos parecidos y ojalá no sean tan horrendos como lo que ocurrió en Chile. Por ejemplo, países como Venezuela, como Bolivia, donde la nueva carta del imperio intenta un proyecto de separatismo, la fragmentación de los Estados, en Ecuador con Guayaquil, en Venezuela el Zulia, amenazando y debilitando a los Estados.

Aunque la historia del MIR no termina con el golpe, viene un período muy difícil. El MIR primero plantea una política -pienso yo muy equivocada por los efectos finales que tuvo-, de no asilarse. El golpe produjo una estampida de todos los partidos políticos hacia las embajadas, la “capacidad hotelera” de las embajadas fue ampliamente sobrepasada por parlamentarios, dirigentes, intelectuales conocidos, etc. Otra parte de los militantes fuimos a dar a la cárcel, entre ellos me tocó a mí y a una buena parte de dirigentes del MIR que fueron sorprendidos porque no alcanzaron a resguardarse, a tener una buena casa de seguridad y fueron agarrados a las semanas y meses posteriores.

La política de “ el MIR no se asila” fue sobrepasada porque una gran cantidad de dirigentes del MIR se asiló dado que no tenían donde esconderse, ni siquiera una piedra bajo la cual esconderse, finalmente se asilaron. El MIR fue muy dogmático en ese sentido, por ejemplo, todos los militantes que se asilaron fueron expulsados del partido. Cuando nos dimos cuenta que en el exterior había alrededor de cinco mil militantes del MIR expulsados, vino una política de reconsideración, de recalificación. Aunque había casos en que merecían la expulsión, había también una buena cantidad de casos que indudablemente era impensable que siguiera un camino de suicidio.

Miguel Henríquez y su compañera Carmen Castillo, habían logrado crear una célula en semiclandestinidad previa al golpe y cuando se materializa el golpe, se clandestinaliza casi por completo. En ese momento empezaron a caer depósitos de armas, dirigentes del MIR y Miguel Henríquez -contraviniendo todo lo que hemos aprendido como normas de la vida clandestina que todavía no lográbamos asimilar porque en Chile habían pasado años que no teníamos un gobierno militar-, se movían de un lado a otro por toda la ciudad hasta que fueron descubiertos.

PROCESO DE RECONSTRUCCIÓN DEL MIR

Muchos militantes estuvimos presos durante años en varios campos. Yo estuve preso hasta el año 1975 y me expulsaron del país, un día me tomaron y me pusieron en un avión, allí me encontré con mi familia y fuimos a Cuba. En el año 1979 regresé clandestinamente con mi mujer y, en esa etapa, un gran número de militantes del MIR regresamos a Chile. Hubo un momento en Chile -estamos hablando de historia y no hay por qué ocultar ciertas cosas-, en que los militantes y la dirección clandestina interna no eran más de 120 personas mientras que en el exterior habían alrededor de 5000.

A partir de allí se inicia todo un proceso de reconstrucción del partido, se seleccionan a los militantes que estaban en exterior, incluyendo los que habíamos sido expulsados del país y regresamos clandestinamente, desde el Secretario General Andrés Pascal Allende hasta los dirigentes y militantes que habían sido seleccionados, preparados (medianamente preparados) para enfrentar la clandestinidad y reconstruir el MIR en el interior, entre ellos me tocó a mí y en esas condiciones viví casi diez años. Este proceso fue bautizado por la prensa de derecha en Chile como la operación retorno.

Fue un proceso muy lento, desarrollamos una política de resistencia popular que básicamente eran núcleos de simpatizantes de la causa de izquierda, en particular del MIR. En mi caso, como miliciano, me encomendaron tareas de sabotaje, de propaganda, de bombas de ruido, bombas con panfletos, etc.

LA LUCHA CLANDESTINA DEL MIR

El MIR desarrolló al calor de la lucha clandestina contra la dictadura una serie de técnicas que tuvieron mucha importancia. Por ejemplo, en tareas de documentación, el MIR alcanzó tener una sección de documentación falsa para los clandestinos en Chile, para los viajeros, pasaportes, cédulas de identidad, certificados de todo tipo, naturalmente recibimos la asesoría de expertos de otros países y alcanzamos un desarrollo importante en esa actividad. También en la fabricación de cierto tipo de armamento, incluyendo subametralladoras que fue uno de los logros más notables de nuestros ingenieros, se logró desarrollar una línea de trabajo no sólo para ingresar personas clandestinamente, sino también equipamientos, desarrollamos las radios emisoras clandestinas, que se hacían con vehículos o a pie, que interferían las radios con mensajes, se hacían llamamientos, también interferían las ondas de televisión, pero era limitado, eran aparatos pequeños, no se podía cargar mayor cosa.

Todo esto se desarrollaba al calor de una represión muy fuerte que nos asestaba golpes muy duros, intentos de infiltración, etc., porque la policía, los servicios de seguridad en la dictadura se hizo muy eficiente. Al principio fue muy débil pero a medida que se fueron desarrollando técnicas y conocimientos, asesorados por brasileños y norteamericanos, se hicieron eficientes.

CONCESIÓN A LOS SECTORES DEMOCRÁTICOS BURGUESES

Se hizo un trabajo político, se hicieron alianzas con los demás partidos que estaban todos ilegalizados. Pero llega un momento en que los antiguos partidos aliados se ponen de acuerdo con el departamento de estado, con el vaticano, se ponen de acuerdo para una transición porque a los Estados Unidos las dictaduras militares comienzan a incomodarle y, los dirigentes de esos partidos empiezan a ejercer cargos. Entonces, la situación va cambiando y el MIR es dejado fuera de todo eso, luego marginan también al partido comunista. Al final nosotros quedamos fuera de todos esos acuerdos. Así y todo, se logró desarrollar una estructura política amplia semiclandestina en algunos casos.

En un MIR que ni de lejos logra llegar a los niveles de organización, de fuerza que tuvo, comienzan a gestarse corrientes, pugnas, distintas interpretaciones sobre el desarrollo de la política en Chile, partidarios de esas alianzas amplias, impugnadores de ese tipo de alianzas quienes sosteníamos -en el caso mío yo estaba en la línea dura-, que había que luchar por la libertad, por la democracia, pero después de todo lo que había ocurrido en Chile había que ponerle la varilla un poco más alta para plantarse un objetivo de justicia social, había que dar la lucha pero no haciéndole la concesión a los sectores democráticos burgueses, porque vino toda una conversión de la democracia de sectores que habían estado de parte de la dictadura, sobretodo el área que encarna la democracia cristiana, gente que había apoyado a la dictadura, que se habían hecho millonarios en la dictadura, todos se volvieron demócratas.

Los sectores que estábamos en contra de esa amplitud de la alianza fuimos sobrepasados por los acontecimientos, pero eso generó recriminaciones internas por los errores cometidos, los muertos duelen mucho y pesan mucho en la conciencia, en la moral de los partidos que sucumben a esas persecuciones, eso motiva rencores y pases de cuentas.

FRAGMENTACIÓN DEL MIR

Finalmente eso fue produciendo una explosión, una atomización del MIR que se dispersó en montones de grupos, algunos de ellos existen todavía en muchas ciudades de Chile, de pronto uno va por allí y se encuentra con grupos que se llaman MIR que lamentablemente todavía siguen hablando en el lenguaje de los años 60, 70, que les ha costado mucho reconvertirse en la nueva realidad del país, del mundo, captar que estamos en una nueva época, no sólo estamos en una época de cambios, sino que estamos en un cambio de época y, que para ser fiel a los principios, hay que reacomodar la forma de actuar, el lenguaje.

En la generación a la cual yo pertenezco, yo soy un hombre de 74 años de edad formado políticamente cuando ni siquiera existía la noción de la ecología, no existía la noción de la heterogeneidad de lo sexual, la diversidad, esas cosas no existían, en cambio ya son hechos de la causa, valores con los cuales tenemos que trabajar. Por ejemplo, la ecología, como ustedes deben saber en la antártica Chilena en la noche del domingo y en la madrugada del martes, desapareció un lago, 200 mil millones de litros de agua se fueron por un túnel que perforó un glaciar, que desempeñaba el papel de contenedor del lago y que por el recalentamiento abrió un orificio por donde se fue el lago. En menos de tres días fueron a ver el lago y el lago estaba seco, había desparecido y el glaciar se estaba derritiendo. Eso es para ilustrar lo que quiero decir, ese tipo de problemas que están a la orden del día no existían y hoy día existen.

Otro ejemplo es que el valor que le hacíamos al cristianismo en su versión, en contenido, lo cambiamos cuando los curas y las monjas empezaron a ser militantes del MIR. En ese momento empezamos a avisparnos de que la ideología, por así decirlo, del cristianismo es parte consustancial de la ideología revolucionaria.

LA ACTUAL TAREA REVOLUCIONARIA EN CHILE

De nuevo en Chile está planteado, como tarea revolucionaria, construir una fuerza revolucionaria con concepciones contemporáneas de lo que hoy se llama vagamente -porque creo que todavía no nos ponemos de acuerdo- el Socialismo del Siglo XXI, qué es, cuáles son los ingredientes ideológicos, políticos, estratégicos, programáticos, del Socialismo contemporáneo, que evidentemente es una necesidad impostergable.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: