Skip to content

¿Por qué luchan miles contra la cuota?

octubre 22, 2010

Descarga el boletín.

Unión de Juventudes Socialistas, Río Piedras
Boletín Juventud Socialista, Núm. 14, Octubre 2010

La Universidad de Puerto Rico se encuentra en uno de los momentos más difíciles de su historia. Nunca antes la UPR había enfrentado una situación tan compleja y crítica como esta. El presupuesto universitario para este año académico 2010-2011 es $200 millones menos que el del año pasado, provocando un caos sin precedentes en los procesos y servicios educativos de todo el sistema universitario público. Pero, ¿cómo llegamos a esta crisis? ¿Realmente existe una crisis? ¿Es el estudiantado responsable de la misma? ¿Debemos pagar por la crisis?

Cuota de ¿estabilización o desestabilización?

La Junta de Síndicos (JS) de la UPR encabezada por su presidenta, Ygrí Rivera, a través de la certificación #146 del 2009-2010 establece una cuota de $800 a partir de enero de 2011. Esta cuota, según la JS, sería indefinida y podría aumentar cada año. Con esta cuota la Administración pretende recaudar $40 millones para “atender” la situación fiscal universitaria. Pero, ¿qué realmente hay detrás de la cuota?

Ley #7 y la crisis de la UPR

Cuando Fortuño aprobó la Ley #7 no se cansó de decir que no afectaría a la UPR. Nada nuevo, un político engañando para disfrazar sus abusivas políticas.

La Ley #7 sí afectó la UPR: es en gran medida responsable por la crisis actual. La UPR es financiada principalmente con fondos del gobierno, a través de una fórmula que establece que el 9.6% del presupuesto gubernamental le corresponde a la UPR. Es decir, de cada $100 del gobierno, $9.60 se le asignan a la Universidad. Por lo tanto, al reducirse el presupuesto general del gobierno se redujo la cantidad de fondos que le corresponden a la UPR. No es lo mismo el 9.6% de 100 que el 9.6% de 70. A su vez, la Ley #7 dispuso que las nuevas medidas de recaudo e impuestos del gobierno (Ej.: arbitrio de bebidas alcohólicas y cigarrillos) no serían considerados para el financiamiento de la UPR. Además se eliminó la parte del IVU que se consideraba en la fórmula de la UPR, reduciendose aún más la base de financiamiento de la UPR.

Aunque los fondos ARRA del gobierno de Obama lograron atenuar el déficits de la UPR momentáneamente, la pluma de los federales ya no suelta tanto. En fin, con la Ley #7, junto a otras medidas del gobierno de Fortuño, la UPR perdió cientos de millones de dólares. Un último detalle, no se puede pasar por alto los años de administraciones, tanto rojas como azules, que redujeron la base del presupuesto y malgastaron y despilfarraron los fondos de la UPR.

10,000 estudiantes fuera de la UPR

La cuota de $800 dejaría fuera de la UPR sobre 10,000 estudiantes, según cifras de la propia Administración. Sabemos que tras las cifras oficiales se esconden cifras muchos más altas, representativas de realidades aún más dramáticas. Cuando la JS estableció en los acuerdos firmados con el Comité Negociador Nacional estudiantil en el pasado proceso huelgario que la cuota la impondrían en enero del 2011, señaló que antes de implementarla auscultarían entre la comunidad universitaria otras alternativas para paliar la crisis. Hasta el momento no han hecho más que mantenerse en su intransigencia y prepotencia al no considerar otras opciones a la cuota.

La expulsión de la UPR de al menos 10,000 estudiantes a causa de la cuota representaría un cambio brusco en el modelo de universidad pública. Provocaría un achicamiento de la UPR y perpetuaría la elitización social del estudiantado. Al gobierno y clases de poder no les interesa una Universidad masiva porque su intención para la UPR es que suministre una mano de obra especializada que ciertas compañías requieren para operar y que sirva como un centro de investigación para estas empresas. Por otra parte, al dejar fuera a miles de estudiantes antes de realizar o culminar sus estudios universitarios, estos tendrían que ingresar al tenebroso mercado laboral a venderse a un costo menor que el que otorga un título universitario. Redundando en que los niveles de explotación del trabajo en Puerto Rico se incrementen asombrosamente con el único propósito de seguir garantizándoles jugosas ganancias a los ambiciosos capitalistas. ¿Esta es la salida que queremos a la crisis estructural de la Universidad y el País?

¿Quiénes se beneficiarían con la imposición de la cuota?

Los bancos e instituciones financieras se estarían lucrando considerablemente con esta cuota. ¿Cómo? Las solicitudes y otorgamientos de préstamos a aquellos estudiantes que no tengan otra opción económica se dispararían vertiginosamente. Imponiendose desde edades tempranas la esclavitud del régimen de las deudas que nunca terminan de pagarse.

La Administración lo que realmente persigue con la cuota es recaudar fondos para asegurar el dinero en efectivo necesario para solicitar más préstamos y contar con la base financiera que le exige las instituciones bancarias y crediticias. Reproduciendo el ciclo de endeudamiento de los recursos económicos en la Universidad y no siendo una salida real a la crisis.

Además de la banca, las universidades privadas se verían beneficiadas con la cuota. En la medida que la UPR pierde estudiantes aumenta la cantidad de potenciales clientes para estas universidades. Si un servicio o corporación pública se empieza a dejar en las peores condiciones por desinterés de los gobiernos se le allana el camino a las empresas para que entren en el gran baile de dinero que representan los fondos públicos. Mientras la UPR tenga un costo relativamente bajo, las universidades privadas tendrán que mantener costos de matrícula que no aumenten demasiado, de lo contrario perderían competitividad de mercado. La continuación de la privatización de la educación universitaria sería uno de los peores males que Puerto Rico pueda enfrentar.

La cuota no resuelve la crisis de la UPR

En el pasado se han establecido aumentos y alzas uniformes en los costos de estudio y ninguno redundó en mejoras para la UPR. Los últimos aumentos uniformes se establecieron en el 2005 con un aumento en más de un 33% y en el 2007 donde se impuso un sistema de alzas anuales a todas las clases entrantes. Estos aumentos no desembocaron en mayores cursos y secciones, ni en mejorías a la planta física y mucho menos en un aumento en los servicios al estudiantado. Todo lo contrario, la situación de la Universidad como se sabe ha ido de mal en peor.

Además, los aumentos uniformes no han provocado que la Administración recaude mayores fondos. A primera vista se podría pensar que si se aumenta el costo de la matrícula serían más los fondos que se reciban. Pero no caigamos en las trampas de la lógica simplona. Al aumentarse los costos de forma uniforme, lo que provoca es que menos estudiantes se matriculen y los que lo hacen se matriculan en menos cursos y secciones al no poder con la carga económica. Por tanto, otro aumento uniforme, como lo es la cuota, no es una opción viable, correcta ni justa.

¿Todas(os) las(os) estudiantes se afectarían igual con la cuota?

El estudiantado universitario no se afectaría por igual con la imposición de la cuota. Quienes verían complicado seriamente iniciar o culminar sus estudios universitarios son los sectores entre el estudiantado que no cuentan con los recursos económicos para poder pagar un costo tan alto. La estudiante madre soltera, el estudiante hijo de secretaria, la hija del empleado público despedido, el estudiante sin beca que trabaja para poder estudiar, la estudiante que es la primera en asistir a la Universidad en toda su familia, el estudiante que ya tiene tantos préstamos que no podría ni pensar en tomar otro, la estudiante con intenciones de hacer una maestría, el hijo de padres maestros, entre muchos otros ejemplos, son las verdaderas caras que se afectarían con la cuota. El sector del estudiantado perteneciente a la clase trabajadora, asalariada, la que tiene o sus padres que sudarla todos los días para poder llevar el plato de comida a la mesa de su hogar, es a quien se le cerrarían las puertas de la Universidad Pública. ¡No tenemos porque pagar la crisis que los ricos han creado!

¿Y la beca Pell?

La Administración y otros sectores señalan que la cuota estaría cubierta por la beca Pell y por tanto no hay de qué preocuparse ni quejarse. La beca Pell es una ayuda económica federal para los sectores de escasos recursos económicos entre el estudiantado. Algunos piensan que es una regalía de los federales, un acto de buena fe. Pero olvidan que en este mundo capitalista donde prevalece el individualismo nada es gratis. Si los federales extienden programas de becas a Puerto Rico es porque se benefician mucho más que lo que ofrecen.

El máximo que un estudiante puede recibir de beca Pell son $5,500. Solo estudiantes que hayan perdido a su padre, madre o tutor en Iraq o Afganistán después del 11 de septiembre de 2001 son elegibles para recibir los $5,500. Muchos de los estudiantes elegibles a la beca Pell reciben alrededor de $5,350 anuales. Pero en la realidad un estudiante necesita alrededor de $14,170 al año para cubrir sus costos de estudio. Evidentemente la beca Pell no es suficiente para cubrir los gastos de estudio en la UPR. Esta realidad provoca que muchas(os) estudiantes tengan que trabajar y/o tomar préstamos para realizar su grado universitario. Quedando claramente en desventaja de aquellas(os) estudiantes con una realidad social y económica privilegiada que pueden dedicar todo su tiempo y energías a sus estudios.

Mucho se escucha hablar de las(os) estudiantes de bachillerato pero se deja a un lado a un sector importante del estudiantado universitario: las(os) estudiantes graduadas(os). A nivel graduado (maestría, doctorado) no existen casi becas ni ayudantías. Estas(os) estudiantes tendrían también que pagar la cuota, quedando desprovistas(os) de cualquier ayuda para lidiar con el peso económico. Recordemos que la mayoría del estudiantado a nivel graduado trabaja y acarrea múltiples responsabilidades. Si le sumamos la imposición de la cuota la cosa se pondría verdaderamente difícil, por no decir imposible para estas(os) estudiantes.

Además de los estudiantes subgraduados que no les da la beca Pell y de las(os) estudiantes a nivel graduado, hay otro sector importante, las(os) estudiantes que no reciben beca y que no tienen los recursos económicos suficientes para pagar la UPR. Este sector estudiantil se vería seriamente afectado con la imposición de la cuota.

RESISTENCIA ESTUDIANTIL CONTRA LA CUOTA

Cuando la Administración anunció durante la pasada huelga estudiantil su intención de imponer una cuota especial, nuestro repudio no se hicieron esperar. Gracias a la lucha del movimiento estudiantil de todo el sistema UPR se logró que la cuota no se impusiese este semestre.

En las pasadas semanas las protestas contra la cuota han arropado el sistema UPR. En Río Piedras se celebró una marcha contra la cuota en la que participaron sobre 2,000 estudiantes. En Humacao, Cayey, Arecibo y Bayamón se han celebrado marchas y piquetes contra. Ha quedando demostrada la voluntad para continuar la lucha. Al finalizar la huelga el movimiento estudiantil fue sumamente enfático en que el terminarla no era el fin de la lucha sino el fin de una etapa.

Por tanto, debemos responder a la altura del momento histórico y mantenernos firmes contra la cuota y la destrucción de la UPR. La pasada huelga demostró que la Administración y el gobierno no son invencibles. Que no tenemos que aceptar imposiciones. Con la huelga nos atrevimos y conocimos los frutos de la lucha.

Ahora el movimiento estudiantil se encuentra mucho más fuerte que antes de la huelga. Existen más Comités de Acción y los que existían antes son más grandes. Pero más importante aun es que miles de jóvenes alrededor de toda la Isla contamos con una experiencia de lucha social que ningún libro, ni taller puede brindar. Esta experiencia no es menos que una potente arma para defender la UPR.

Detengamos la ruta hacia el abismo. Iniciemos un nuevo trayecto. ¡Qué prevalezcan las necesidades, intereses y vidas de las mayorías, no los privilegios de unos pocos!

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: